+54 11 4784-1659 |  info@aneurismadeaorta.com
IMG-LOGO

Aneurisma

Torácico Abdominal

Torácico Abdominal

Cuando el segmento enfermo se extiende desde la aorta torácica descendente hasta la aorta abdominal hablamos de aneurismas toracoabdominales. Esto implica el compromiso de la aorta de donde salen las artrias que dan sangre a el hígado, los intestinos y los riñones, entre otros.
La sobrevida de un paciente con un aneurisma toracoabdominal de más de 6cm a los 2 años es del 25% y a los 5 años muy pocos están con vida. La mitad de las muertes se produce por la ruptura del aneurisma (5 de cada 100.000 habitantes). El tratamiento va a depender fundamentalmente del diámetro máximo del aneurisma, localización, etiología y de presencia de manifestaciones clínicas.
A partir de los 55mm de diámetro, un adecuado tratamiento endovascular,en unidades entrenadas y tecnológicamente dotadas se consigue excluir definitivamente el aneurisma.
Para ello se necesita de un equipamiento tecnológico e imaginológico de última generación (técnicas de Fusión de Imagen y CT-Expert). Pero es fundamental la construcción a medida de endoprótesis, ya sea fenestradas (orificios) o con ramas. Para tal fin es necesario obtener la información de tomógrafos de al menos 64 detectores en formato DICOM, a partir de la cual se calcula el tamaño, orientación y ubicación espacial de cada uno de los orificios (fenestraciones) o ramas, de acuerdo a la anatomía del paciente. (Fig.)
Pero no es sólo la construcción del injerto, sino la colocación del mismo un requerimiento técnico y tecnológico avanzado. Se necesita de equipos de alta resolución angiográfica, que soporten procedimientos complejos, sin deterioro de la calidad de imagen. Otro importante punto es el entrenamiento en técnicas endovasculares con especialización y acreditación para utilizar endoprótesis fenestradas y con ramas. Para tal fin, el proyecto médico al respecto implicó la capacitación en el extranjero de uno de nuestros profesionales (LMF) en la Cleveland Clinic Foundation por el plazo de tres meses y auspiciado por el American College of Surgeons y periódicamente en la Clínica Mayo. Además recibió entrenamiento en Australia, brindado por la empresa responsable de la fabricación de las mismas. Dicha empresa también habilitó nuestro equipo y centro para la realización de este procedimiento.

Estos procedimientos requieren de anestesia general, monitoreo invasivo de la presión arterial y drenaje de líquido cefalorraquídeo, por la posible complicación medular asociada a la oclusión de arterias intercostales. Los tiempos operatorios son significativamente mayores. No solo por el hecho de que la endoprótesis tiene generalmente varios segmentos, (el fenestrado o ramificado y el tradicional bifurcado abdominal), sino también porque se necesita canular selectivamente cada una de los ramos viscerales comprometidos por el aneurisma (ya sea porque salen del aneurisma o porque se encuentran en el sitio de anclaje de la endoprótesis).